La Fe mueve montañas y la oración mueve las manos de Dios

La esperanza en tiempos de pandemia【2020】

 La esperanza en tiempos de pandemia.


La vida está en constante evolución y en constantes desafíos. Se entiende que estamos atravesando una difícil situación y se dificulta mantener una actitud positiva, concentrarse y mantener la fe cuando las situaciones de la vida nos exigen tanto. La vida puede resultar complicada. La vida no siempre es amable.

La esperanza

Se entiende que es difícil mantener una mente positiva cuando todas las pruebas de la vida y  las cosas del día a día se acumulan y nos causa estrés exigiendo toda  nuestra atención, agotando nuestra energía, tomándonos nuestro tiempo. 

Se entiende cómo todas estas pequeñas cosas nos van robando la esperanza y, a veces, sentimos que nos impiden avanzar hacia nuestras metas. Y nos detenemos a pensar que con el tiempo estas pequeñas cosas pueden transformarse en una especie de miseria, en un agotamiento, provocando sentimientos depresivos o, a veces, desesperación.


Llegar a este punto me hace entender que se requiere un viaje de sanación. Aunque suena fácil decirlo, pienso  que Dios nos pone todas estas pruebas para fortalecernos, aunque cada día  todo esto parezca  no tener fin, debemos mantener la esperanza, a pesar de que nos cause angustia esta situación y se  dificulte seguir adelante.  Debemos tratar de dejar a un lado la frustración, el  enojo y buscar la serenidad ese equilibrio y paz mental para poder avanzar y no dejar que los problemas nos derrumben.  


Y luego recuerdo que todos tenemos un don, un poder que se nos ha otorgado desde lo alto, nuestro pensamiento es una fuente de poder que si logramos comprender en medio de la desesperación podemos dominarlos a nuestro favor para encontrar esa paz y la esperanza que tanto necesitamos en estos tiempos de pandemia.

 quizás La ira no nos deja pensar en medio de la desesperación que sentimos al pensar que todo algún día  termine, pero antes debemos hacernos unas preguntas ¿Qué nos está enseñando esta situación?, ¿Qué hemos aprendido? debemos valorar mas las cosas, no tanto las cosas materiales. estar en unión familiar y ayudar al que mas lo necesite esto activa una energía que mejora la vida y que despierta la necesidad de proteger los sistemas de valores. Poco a poco permitiendo, involucrando o aceptado situaciones, cosas o eventos que no estaban alineados con los valores. 


Entiendo que tenemos que dejar que las cosas nos sucedan  para que puedan transformarnos.  Acepta y permitir la sabiduría que traen porque las transformaciones son absolutamente hermosas y a menudo traen paz, amor, aceptación y compasión. Estos tiempos de crisis nos conectan profundamente con la capacidad de despertar dones en nosotros que estaban dormidos en la comodidad. Debemos confiar pero sobre todas las cosas nunca debemos  perder la esperanza.

Mantener la esperanza y saber que Dios no ha cambiado Sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre. No importa la situación en la que se encuentre, recuerde siempre que Dios Todopoderoso no ha cambiado. Lo que hizo ayer, lo volverá a hacer hoy y mañana. Si analizas con sinceridad este desafío en tu vida, verás que el Señor se ha hecho realidad para ti.
Dios no ha cambiado; Es el mismo ahora que entonces. Necesita aferrarse a la palabra de Dios con respecto a ese tema, ya sea que sepa cómo lo hará o no. Pon tus ojos en Jesús y caminarás sobre el agua, harás lo imposible y recibirás el tipo de intervención que nunca podrás explicar, un milagro. Ahora, te animo a que dejes de lado la duda de y mantengas la esperanza.

Publicar un comentario

5 Comentarios

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTICULO?

Tu opinión es importante déjanos un comentario..